Terminó la cuenta regresiva para la primera declaración del IVA y; si bien para muchos de los contribuyentes actuales tributar no es un proceso nuevo; sabemos que a partir del primero de julio anterior; cientos de comerciantes se integraron a la lista de nuevos contribuyentes; viendo con esto como se les venía encima la tarea de iniciar con la emisión de facturas y por otro lado; la solicitud de estos documentos para la presentación de gastos.

Todo esto sumado a la gran pregunta ¿Cómo debo de presentar mi declaración de impuesto con el nuevo IVA? Aspecto que ha generado gran temor en gran parte de los contribuyentes; incluso en los más experimentados en materia tributaria; hay tanta confusión respecto a la implementación de la Ley Para el Fortalecimiento de las Finanzas Públicas y sus alcances en aspectos tributarios; que es fácil de entender la desesperación que afrontan muchos usuarios y contribuyentes; y es que ante el cambio inminente muchas veces la desinformación nos abruma.

IVA y más…

Abordemos entonces el tema de lo que hasta hoy ha sido el proceso de implementación del IVA, lo primero que debemos saber; es que se trata de una completa automatización de proceso de facturación y consecuentemente la aplicación de las nuevas tecnologías a algo que veníamos haciendo desde hace ya mucho tiempo; vender bienes o servicios y respaldar estas ventas con la correspondiente factura; y el principal objetivo en todo esto; tributar en forma responsable, proporcional y efectiva. Todo esto está muy bien; si lo vemos desde una perspectiva objetiva; la automatización de los procesos los hace más ágiles y eficientes; sin embargo, el aspecto a discutir no es que tan rápida o efectiva resulte la implementación de medios tecnológicos al sistema tributario; lo que realmente nos ocupa y preocupa es la suma de un nuevo concepto tributario más la brecha tecnológica que se hace evidente en nuestro país.

En ocasiones anteriores hemos mencionado la importancia de mantenerse informado acerca de temas de interés; más aún cuando esto nos afecta o nos atañe en forma directa; tal es el caso del recién implementado IVA y sus alcances. Y es que reina la desinformación y crece el miedo a facturar, muchas veces promovido por información incorrecta y en el peor de los casos; por la completa ausencia del información. Pero adentremos un poco en el tema; lo primero que debemos hacer es tranquilizarnos; porque a pesar de lo complejo que algunas veces parece el proceso de generar una factura; basta con familiarizarnos con algunos términos clave para entender de mejor manera y perderle el miedo a todo esto de “factura electrónica“.

Factura Electrónica en formato PDF

Empecemos por lo básico ¿Qué es una factura electrónica? La Factura Electrónica se trata en alcances legales y de respaldo para el cliente; del mismo documento que antes se recibía en papel después de realizar una compra; pero con la ventaja de tratarse de un archivo en formato digital que no se me va a romper, mojar o perder y al que puedo recurrir fácilmente desde un teléfono o computadora en el momento en que lo necesite para cualquier trámite.

Pero, ¿Qué son esos archivos que me mandan al correo y para qué sirven? Los archivos que se envían por correo electrónico al cliente después de realizar una compra, son normalmente tres y van en dos formatos; uno de ellos es el PDF que es la parte visual de la factura, o sea; la imagen del detalle de compra, datos del cliente y del producto; así como el detalle de precios, impuestos; descuentos y demás datos que normalmente encontrábamos en el documento impreso.

Y los XML ¿Para qué los necesito?

¿Y esos otros documentos llegan junto con el correo electrónico? Los ahora populares, pero aún desconocidos XML, son el complemento de la Factura Electrónica; estos archivos no están diseñados para su lectura visual; o sea no necesita instalar programas o aplicaciones para poder abrirlos o ver su contenido; ellos son códigos informáticos que contienen el detalle de lo que ya se puede ver en el archivo PDF, pero diseñados para su fácil envío y recepción en las diferentes plataformas digitales; incluyendo la ATV del Ministerio de Hacienda. En el caso de los XML, más allá de tratar de abrirlos para ver su contenido; debemos prestar especial atención a su etiqueta o nombre; debido a que en este dato se encuentra información importante de la que depende su aceptación o rechazo por parte del Ministerio de Hacienda.

Dentro de la información que la etiqueta de los XML, encontramos el número de cédula o identificación del cliente; aspecto de suma importancia pues si no fue bien escrito en la factura; tampoco estará bien escrito en el archivo XML, impidiendo que el sistema del Ministerio de Hacienda; haga la relación entre el comprador y la factura que intenta presentar como gasto.

Le ayudamos a lograrlo

Lo que debe tener en cuenta es que a pesar de lo complejo que parezca el proceso de tributar, existe en la actualidad opciones que le hacen mucho más sencillo el manejo de su contabilidad y la emisión de sus facturas, en Design Soft hemos visto hacia el futuro y pensando en usted, hemos desarrollado opciones de facturación sumamente amigables; fáciles de usar y lo mejor es; que también somos amigables con su bolsillo; tenemos los mejores precios del mercado.

Cuente con nosotros y conviértanos en su socio estratégico de negocios; somos mucho más que un sistema de facturación electrónica; nuestra experiencia nos ha permitido desarrollar plataformas digitales que se ajustan a las diferentes actividades económicas y proyectos comerciales.

 

 

 

 

Leave a comment

Your email address will not be published.