Conocer el IVA es ahora más que nunca; una obligación de todo ciudadano y contribuyente, comprar o vender algún producto o servicio son acciones que han evolucionado y tenemos que aceptar el cambio; ajustarnos a sus requerimientos y si es posible; tratar de adelantarnos a los imprevistos; siendo la información una infalible herramienta para éste último objetivo.

¿Qué es el IVA? 

En el año 1982 se crea la ley N.°6826, llamada Ley de Impuesto General sobre las Ventas; que consistía en ese 13% que se le sumaba al precio de muchos productos y servicios. La recaudación de ese tributo quedaba sujeta al reporte que generaba el contribuyente; este reporte a la vez estaba sujeto a la emisión de la correspondiente factura en físico; recayendo sobre el contribuyente la responsabilidad de presentar esa información.

Con el paso de los años la tendencia a automatizar los procesos se ha ido extendiendo a prácticamente todas las áreas de la vida; es casi inconcebible en la actualidad la idea de sobrevivir sin el uso de los medios digitales; la computadora y el teléfono móvil son evidencia de esta afirmación; es de esta manera que la automatización se llega a ver como una alternativa innovadora para la eficiente recaudación de impuestos.

Si bien es un hecho que la tendencia está enfocada en digitalizar los procesos; hay que sumar a esto la crítica situación presupuestaria; y el deficiente sistema de recaudación fiscal que Costa Rica ha tenido; surgiendo de esta manera la urgencia de generar nuevos ingresos y optimizar los ya existentes. Se implementa de esta manera la Ley N.° 9635 para el Fortalecimiento de las Finanzas Públicas; que viene a hacer sustanciales cambios en el aspecto tributario; al punto de ser considerada toda una reforma en esta materia; extendiendo su alcance al consumo de los servicios y manteniendo su tarifa en 13%.

Trazabilidad 

Este término en materia tributaria, nos hace referencia a la intención del Ministerio de Hacienda para seguir el rastro de un producto desde sus orígenes, o sea; desde su inicio como materia prima a través de todos sus diferentes procesos; hasta llegar a su consumidor final; esto con la intención de aumentar el control fiscal de todos los involucrados en la producción del bien o servicio; pero también buscando un mayor control de calidad en cuanto a los materiales; procesos y acabados que se utilizan.

Canasta Básica  

Esta lista de alimentos considerados básicos y de acceso popular, no es nueva para la población pues se trata de un término bastante conocido desde hace ya varios años; se considera esta serie de alimentos una herramienta estatal para defender el bolsillo de los ciudadanos; especialmente los de más bajos recursos económicos; pero ha tomado gran trascendencia en los últimos meses a causa de los cambios que se le aplicaron con la entrada en vigencia del IVA; para estas modificaciones “Se tomó como punto de partida el consumo efectivo de bienes y servicios de primera necesidad de los hogares que representan el 20% de la población con menores ingresos”; dijo el viceministro de Economía; Carlos Mora

¿Qué sucede con la Canasta Básica?

Lo primero que cambia al respecto es la lista de alimentos y productos incluidos en ella, La nueva canasta está conformada por 189 productos y excluye 29 de la lista actual. También incorpora 14 nuevos bienes. Inicialmente se proponía mantener esta Canasta Básica exenta tal y como ha sido desde su implementación; pero los productores debían pagar el 13% sobre el precio de algunos de los insumos; lo que no era muy beneficioso para ellos; finalmente se propuso el pago de un 2% de IVA sobre el precio final del producto; pero manteniendo ese mismo porcentaje de impuesto sobre los insumos; aspecto que se considera beneficioso para los productores.

Como hemos visto hasta este punto, tributar podría ser percibido como una tarea compleja y económicamente poco sostenible por los altos costos que podría causar el llevar una contabilidad adecuada; más la implementación de medios electrónicos para el debido control de ventas, inventarios, compras y facturación. Este aspecto ha abrumado a muchos productores y comerciantes que se han tenido que enfrentar al reto de digitalizar la información y los procesos sin tener la menor idea de cómo funciona todo esto de “factura electrónica” y “reportes en línea”.

¿Dónde me ayudan con esto?

Pensado en las necesidades del sector productivo es que muchas empresas han venido desarrollando plataformas digitales para simplificar estos procesos, tal es el caso de Design Soft; donde se ha puesto al servicio del sector productivo una excelente plataforma virtual que se mantiene en constante mejora y gracias a la dedicación de un experimentado equipo de ingenieros informáticos; actualmente ofrecemos sistemas de facturación; control de inventario y manejo de actividades comerciales; que se ajustan a los requerimientos que afronta desde el comerciante más pequeño; hasta la plataforma multiservicios que requieren las más grandes empresas.

Les invito a visitar nuestra página web y ponerse en contacto con nuestros asesores; quienes lo guiarán a través de la experiencia Design Soft en la búsqueda de soluciones ágiles y sencillas para las necesidades de su actividad comercial.

 

Leave a comment

Your email address will not be published.